Boletín Memoriza Nº1 – Noviembre de 2016

Bienvenida

Inicio del boletín

Estimados pacientes:

Aquí procrastinando ¿y ustedes? Al menos si vamos a procrastinar  intentemos  que sea    con algo útil a la humanidad.  En  ese  contexto he decidido crear este boletín como       una forma de mantenerlos informados de lo que imagino les pueda interesar  respecto al  área en que me desenvuelvo, me apasiona y nos llevó a conocernos, es decir las eurociencias. Tener un cerebro sano y como consecuencia una mente sana es una de las mayores bendiciones a las que podemos aspirar y, la verdad, no es tan complejo. Tan  sólo algunos tips que iremos desarrollando y ya está.

Dieta cerebral

Chile, un país privilegiado

Está archi-demostrado que la dieta  mediterránea  es  la  que permite un mejor funcionamiento cerebral, previniendo enfermedades como el Alzheimer o la demencia vascular y favoreciendo capacidades cognitivas como la memoria.

Los componentes de la dieta mediterránea son:

-Pescado

-Frutas y verduras

-Frutos secos

-Vino tinto (máximo una copa al día)

-Té

-Aceite de oliva extra-virgen

-Frutos secos (nueces, almendras, pasas, etc)

Por  otra  parte,  la  dieta  de tipo chatarra genera un mal funcionamiento   cerebral   y aumenta     el     riesgo     de enfermedades que lo afectan. Dentro de los componentes de la dieta chatarra están:

-Frituras

-Grasa de las carnes

-Grasa de los lácteos

-Hidratos de carbono refinados (harina, azúcar)

-Gaseosas

Chile, con su larga costa y su vasta  agricultura, es un país productor de productos mediterráneos. Lamentablemente, por diversos motivos que no viene al caso analizar, es también uno de los países con peor calidad de alimentación, lo que ha llevado a  las asombrosas tasas de obesidad infantil y la gran mortalidad por enfermedades vasculares.

La dieta sana es un patrimonio familiar y debería ser introducida desde la infancia, que es cuando empezamos a construir el cerebro de la adultez.

Lectura recomendada:

http://www.5aldia.cl/

Hábitos de vida

Desde que comencé a interesarme en los textos hipocráticos,  no  he  podido dejar  de  volver  una  y  otra vez a las fuentes de quienes forjaron  la  actual  medicina científica.  Me refiero a la escuela hipocrática de Cos, en Grecia, allá por el siglo V ac. Para los médicos hipocráticos el primer peldaño terapéutico siempre debía ser la “dieta”, que incluía todos los hábitos de vida necesarios para curar la enfermedad (alimentos, ejercicios, distracción,  música,  teatro, clima, etc). La medicina actual prácticamente ha atomizado este aspecto, pasando rápidamente a los fármacos o procedimientos. No es culpa sólo de los médicos. Los mismos consumidores exigen a menudo resultados rápidos con el mínimo esfuerzo, aunque como veremos, a veces las consecuencias no son las esperadas.

One Reply to “Boletín Memoriza Nº1 – Noviembre de 2016”

  1. Resulta interesante descubrir que la comida chatarra no sólo afecta la salud física de las personas, sino también la salud mental. Mente sana, cuerpo sano, en un nuevo sentido luego de leer este texto. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.