Boletín Memoriza Nº3 – Enero de 2017

¿Me debo tomar el remedio del déficit atencional en las vacaciones?

Depende

Es una pregunta frecuente en esta época. Hay remedios de acción rápida,     como     el metilfenidato   (ej.   Ritalín   o Concerta)  que  comienzan  su efecto  en  30  minutos  y  otros de        acción        lenta        (ej. Atomoxetina, wellbutrin) que van          haciendo          efecto paulatinamente  para llegar  a un      peak      al      mes      de tratamiento.   Los   de   acción lenta     no     es     conveniente suspenderlos  para  así  volver al trabajo con el efecto pleno. En  el  caso  de  los  de  acción rápida,   hay   pacientes   que prefieren  suspenderlo  en  las vacaciones        porque        no realizarán    actividades    que requieran  eficiencia,  porque quieren   descansar   también del  remedio  o  simplemente por    ahorro.    Otros,    elijen tomarlo   porque   se   relajan más      fácilmente,      pierden menos      cosas,      son      más eficientes           en           tareas vacacionales   y   les   baja   la impulsividad  que  puede  ser problemática     también     en tareas   no   laborales.   Pienso que  ambos  argumentos  son atendibles   y   cada   paciente deberá     evaluar     en     qué situación  calza  mejor.  Puede ayudar también el consejo de un familiar cercano.

Les recomiendo eso sí usarlo de      todos      modos      para conducir,   puesto   que   está demostrado   que   reduce   la tasa de accidentes de tránsito en     pacientes     con     déficit atencional  y  son  clásicos  los impactos de verano al quitar el tratamiento.   Por supuesto, jamás    usar    el    celular    ni realizar     otras     actividades distractoras al volante.

Bullet Journal

Uno   de   los   problemas  que tienen  muchos  pacientes  con Déficit     Atencional     es     la dificultad   para   organizarse. Esto  está  relacionado  a  una dificultad       para       situarse mentalmente en el futuro, con cierta     impulsividad     para involucrarse   en   demasiadas tareas  y  con  la  dificultad  de priorizar lo que es urgente  y más  importante   y  dejar   de lado  lo  que  puede  esperar  o no es tan relevante.  Al final, esto  trae  como  consecuencia el        agobio        de        tener demasiados  compromisos,  el olvidar  algunos  de  ellos  o  el caer     en     incumplimientos. Estas      situaciones      suelen generar   estrés   y   deterioran significativamente  la  calidad de vida.

Es        posible        desarrollar estrategias   para   compensar este  tipo  de  problemas,  las que  se  pueden  trabajar  con psicólogos especializados.

Recientemente   un   paciente llegó    con    una    interesante agenda  absolutamente confeccionada   por   él   y   me contó que ese sistema le había sido  de  mucha  utilidad  para organizarse.   Generosamente me  la  mostró  y  me  pareció realmente un acierto, aunque requiere    la    disciplina    de trabajarla    diariamente.    Me contó  que  era  un  sistema  de amplia difusión en el mundo, el  “Bullet  Journal”.  Pueden encontrar   en   internet   o   en YouTube   muchos   sitios   en que enseñan a desarrollarla.

Aquí va uno que me pareció interesante:

http://www.waselwasel.com/

bullet-journal-que-es-y- como-hacer-uno/

A  diferencia  de  las  agendas convencionales,       es       más flexible   y   queda   un   gran espacio   para   la   creatividad que  es  lo  que  les  sobra a  los TDA.

Números anteriores

Algunos lectores me han pedido los números anteriores del Boletín Memoriza, los que desde ahora pueden ser descargados de este link: http://memoriza.com/boletines/

Sigo agradeciendo las recomendaciones que nos van permitiendo mejorar el servicio.

Que tengan unas reparadoras vacaciones. Las mías serán entre el 13 y 24 de febrero en que la consulta permanecerá cerrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.