Trastorno por Déficit Atencional en tiempos de crisis

Recientes estudios en neurociencias han mostrado que las personas con Trastorno por Déficit Atencional (TDA), poseen circuitos de recompensa cerebral menos eficientes que el resto de la población. Esto genera una tendencia a aburrirse con facilidad en tareas monótonas o repetitivas, buscando siempre la novedad y las emociones intensas.

La alta estructuración de la vida contemporánea les genera impaciencia e inquietud, mientras que ante experiencias nuevas y estimulantes, son capaces de enfocarse, incluso excesivamente, durante largos periodos de tiempo.

En estudios de neuroimágenes funcionales, se ha determinado que los individuos TDA tienen menos receptores del neurotransmisor dopamina en los circuitos de recompensa (lóbulos frontales, núcleo accumbens). Esta diferencia está determinada por un mecanismo genético heredable. Es justamente a ese nivel donde actúa la mayoría de los fármacos que se utilizan como tratamiento (ejemplo: metilfenidato), aumentando la disponibilidad de dopamina.

Algunos científicos han planteado que en la época de la historia en que la humanidad era nómade, cazadora y recolectora, teniendo que desenvolverse en ambientes cambiantes, la estructura TDA podría haber sido una ventaja comparativa. Luego, con el cambio a la vida más estructurada y largo placista propia de la agricultura, se habría manifestado como una desventaja. La reciente aparición de las tecnologías digitales, que con sus excitantes juegos y redes sociales constituyen un ámbito de gratificación inmediata, bastante más atractivo para el TDA que las aburridas rutinas estudiantiles o laborales de muchos establecimientos, ha empeorado las cosas, acentuando la distracción e ineficiencia.

En general, las personas TDA se desenvuelven bastante mejor en trabajos con ambientes cambiantes y estimulantes, como por ejemplo emprendedores, bomberos, personal de urgencia, periodistas, etc. En este contexto, se ha hipotetizado que, en situaciones de crisis, con escenarios desafiantes, cambiantes, estresantes y escasamente predecibles, como el que estamos viviendo, los TDA podrían tener algunas ventajas comparativas respecto al resto de los mortales.

One Reply to “Trastorno por Déficit Atencional en tiempos de crisis”

La sección de comentarios ha sido cerrada.